Superior

embarazada_rojo

¿Embarazo ideal? Lo que nadie nos dijo del embarazo

¡Queridos liantes y liantas!
¡Qué alegría volver a escribir en este blog! De nuevo llego para ofrecerles más líos de  Verache, pero esta vez con barrigota, estoy esperando una nena y este post habla sobre los ideales del embarazo…
Siempre nos han vendido una infinidad de ideales que luego chocan de bruces con la realidad. Podría empezar nombrando a los príncipes azules, los amores para siempre, la belleza de madurar, los hijos e hijas, y sobre todo… el embarazo.

Culturalmente  y a lo largo de la historia, la mujer siempre ha tenido que ser feliz, o al menos parecerlo. Debe de estar contenta con su marido, su casa, sus hijos/as… e incluso debe de sentirse de maravilla cuando se queda embarazada. No puede quejarse de las maravillas que le ofrece la naturaleza, y mucho menos lo que ofrece su propia naturaleza. Si es que incluso lo llaman estado de buena esperanza. A ver quien tiene ovarios de sentir lo contrario… ¡qué desastre, más culpabilidad!

Por eso hoy, cuando nos quedamos embarazadas nos sentimos culpables si no estamos ilusionadas. Nos sentimos malas madres sin haber aún parido y creemos ser seres extraños por no dar las gracias día a día por esa continua sensación desagradable que tenemos en el cuerpo. En este caso, voy a darles mi opinión y mi experiencia en lo que hasta ahora estoy viviendo en mi embarazo.
Te enteras de que estás embarazada.
Me pasé muchos años de mi vida deseando tener un bebé, ansiando ese momento de encontrar a la persona adecuada y ver un magnifico positivo en el test de embarazo. Cuando mi pareja y yo decidimos ir a por descendencia tuvimos la suerte de alcanzar el objetivo al segundo mes. Aún así, y deseando la llegada, estuvimos varios días encajando la situación, ya que había idealizado demasiado el momento y como siempre… lo real era bastante diferente de lo ideal. Al pasar el tiempo fuimos aceptando la nueva situación, te sientes rara, no hay nada extraño en ti, sólo sabes que hay un garbancito que se cobija en tu interior… La idea resulta romántica y te imaginas como se tomarán la noticia tus familiares y amigos: sus caras, su alegría…

 

Pero entonces en mi caso llega la séptima semana y mi cuerpo empezó a sentirse extraño, pesado y débil. Mi ánimo estaba por los suelos, sólo podía estar en el sofá. Salía cuando era estrictamente necesario. Apenas veía a mis amigos y familia y me molestaba horrores que me llamaran por teléfono. Me sentía tan mal y tan culpable por no ser feliz que creía ser un monstruo. Nadie me preparó para no sentirme feliz estando embarazada. 
Las personas que ya lo sabían me preguntaban cómo estaba, me felicitaban y yo sólo podía pensar: sí… que diver y tal ¬¬ Intentaba pensar en mi bebé, en tenerlo en mis brazos… pero era una idea tan lejana aún que no me ayudaba a encontrarme mejor. Cuando acudí a la primera ecografía sentí las mariposillas por poder verle al fin. Ves una pantalla negra, con formas que sólo entiende el doctor y esperas a que te llegue el subidón. Pero ese subidón no llega realmente hasta que te pone el latido de su corazón y entiendes al fin lo que llevas en tu vientre. Miras a tu pareja y los dos están emocionados con el sonidos más maravilloso que puedas imaginar.
Pero ese subidón… ¡te dura dos días! Luego vuelves a sentirte fatal, a no querer comer porque te da ácido o te deja el estómago fatal, pero tienes tanta hambre que podrías acabar con las reservas de tu barrio en dos minutos. Las tetas te empiezan a crecer y estorban tanto que empiezan a asfixiarte y ser protagonista de tu existencia para todo el mundo. Tu cuerpo cambia, se ensancha y la ropa no te sirve. Estás en tierra de nadie, ni puedes ponerte tu ropa, ni puedes ponerte la de premamá todavía, pero claro, tampoco puedes comprarte mucha ropa porque enseguida la vas a dejar. Y sientes que salir de casa es como organizar una cena para 20 con sólo dos aceitunas.

 

También es verdad que cuando idealizas tu embarazo imaginas tu cuerpo con una barriguita. Sólo eso. Ves a las famosas y están geniales… pero nadie te dice que cuando crece la barriga, crece todo tu cuerpo. Y te ves gorda, fea y mal vestida allá donde vayas. Mientras, tu pobre pareja haciendo lo imposible para que te veas la mujer más linda del mundo. Recuerdo aquella frase que decían: “la mujer embarazada nunca está fea”. Joe… ¡estarán todas preciosas menos yo!Cuesta mucho dormir, no sé si por la revolución hormonal… además esta pequeña barriga ya me tiene frita para moverme en la cama. ¿Y el sexo? Te sientes tan mal, tan revuelta y agitada que ves el sexo como un desconocido, ¡pero un desconocido a punto de atacarte! Afortunadamente con el tiempo te encuentras mejor y resurge tu apetito, pero mis querid@s liant@s… el sexo deja de ser tan importante en esta pequeña etapa de tu vida.

Ayy chicas… menos mal que luego te crece la tripita, ves las ecografías de tu peque y se te pasan un poco los males. Tu cuerpo se acostumbra a las hormonas y tu mente se aproxima más a la carita de tu bebé. Sé que me quedan aún 4 meses de locura gestacional pero al menos empiezo a entender que me metí en esta aventura porque era un sueño para mí, eso sí… de ideal no tiene nada 😀
No quiero que alguien se sienta ofendido/a con mis palabras, es sólo mi experiencia y quería dejarla plasmada para que otras chicas que se sientan como yo sepan que no son las únicas.
Mil abrazos para tod@s!
Les echaba de menos 🙂

, , , , , , ,

3 Responses to ¿Embarazo ideal? Lo que nadie nos dijo del embarazo

  1. noemi sandoval 26/09/2017 at 19:46 #

    Es una sensacion fatal y hermosa a la vez.. tengo 30 semanas de gestación y los dolores son intensos los organos se me comprimen.. y aparte soy una persona depresiva. Jamás imagine que sentiria tantas cosas juntas. Hasta ahora no quiero salir de casa siento nauseas y mucho dolor de cabeza. Huy es casi imposible respirar pero mi bebe mi princesita hace como un efecto reaccion cuando tengo ganas de decaer.. cuando me imagino su carita todo lo malo y triste se desaparece siento que las ansias me van a matar quisiera que nazca ya pero se que aun falta para tenerla en mis brazos suerte a todas y fuerza la mujer es un roble que aguanta miles de cosas.. besos

  2. Angela Garcia 28/01/2014 at 09:50 #

    Ante todo felicidades!! Que rico…Seguro que guapa estás, con esa carita…;) He pasado por todo lo que comentas de forma más o menos parecida hace muy poquito, pero al final puedo resumirlo en la experiencia mas bonita que he vivido, tanto el embarazo como la maternidad, y me gustó tanto estar embarazada que una vez tenía a mi nena en los brazos, en algunos momentos eché de menos (y mucho) mi barriguita, jajajaja, lo veía como dos cosas independientes, super raro. Si puedes, comenta cómo te sientes en los últimos meses, verás que los más bonitos, y disfruta mucho de cada día y cada detalle. Yo porque por ahora me quedo con una, porque si no lo digo sin duda, si pudiera repetiría al menos el embarazo ;)) Soy Angie de Meideistudio (hermana de Bea)… Besos

    • Hola Angie! En primer lugar gracias por dedicar un ratito a leer esta entrada y sobre todo por dejar tu comentario. En realidad, cuanto más pasan las semanas más especial se hace. Ahora que la siento moverse dentro de mi tripa se me hace todo más llevadero. Sin duda volveré a hacer una entrada dentro de un par de meses, a ver cómo se cuece la historia!

      Felicidades por tu nena! 🙂

      Muaaaaaak!

Deja un comentario