Superior

13739-caricaturas-g

Cuidados en la pareja, ¡soy sexy!

¡Hola mis querid@s liantas y liantes!
Hoy les voy a contar algo que no sabíamos… el amor es complicado. Y quien diga que no, ¡posiblemente nunca ha estado enamorado/a! Pero hay cosas que pueden hacer que ambos pierdan el interés y pasen a ser de grandes amantes a pasables compañeros. Uno de los mayores peligros: la convivencia. 
Cuando una pareja convive, a veces olvida los motivos por los que en su momento se deslumbró con el otro, y yo les animo a recordarlo siempre que puedan porque es una fantástica oleada de frescor que tira los escombros y sacude el polvo. Es complicado luchar contra el día a día, contra la rutina de trabajo, tareas, horarios y cansancio. El sexo llega cuando hay ganas y nos coinciden los horarios, porque llega la noche y no somos más que los restos de los que fuimos cuando nos despertamos por la mañana. Ya apenas existe el “aquí te pillo, aquí te mato” porque nos esforzamos menos y nos vence la normalidad. Vemos normal la presencia del otro, cuando al principio se nos encogía hasta el estómago por tener cerca a la persona que amas. ¿Por qué nos olvidamos tan pronto de esas emociones tan intensas? ¿Por qué el ser humano tiende a hacer desaparecer aquello que es vital para la pareja? Es cierto que pasamos por etapas, pero depende de nostros que en el rastro de esas etapas se quede lo mejor de lo fuimos juntos.
La convivencia es dura, pero no tiene que ser una carga para la pareja. Despertar al lado de la persona que amas es una experiencia mágica. No estar solo cuando empiezas el día y sentir que por muy dura que sea tu jornada, cuando llegas a casa habrá alguien que te espera y te hace sentir que estás en tu hogar. Pero aunque todas estas cosas nos parezcan hermosas, hay que cuidar el día y cuidar también aquellos detalles que nos hacen ser una pareja. El sexo nos diferencia de ser amigos, las muestras de cariño nos convierten en amantes y la complicidad nos hace únicos. EL HOMBRE Y LA MUJER DEBEN TENER UNAS REGLAS BÁSICAS PARA EL CUIDADO DE LA PASIÓN Y EL AMOR.

¡ASÍ NO!
En casa, intenta estar visible. Lávate la cara, haz algo con tu pelo. Mantente aseada y si lo deseas con colonia fresca. Sólo te va a llevar unos minutos y será agradable para ti la primera y para tu pareja después. No tienes que coger las planchas, ni ponerte los rulos (esa ya es tu opción ¡jeje!), sólo despeja esa cara tan linda y sácale partido a tu cuerpo, que está lleno de puntos fuertes y hermosos a destacar. 
Ve más allá y complementa tu vida con juguetería erótica. En ninguna casa puede faltar “la cajita de los juguetes”. Atrévete a visitar la tienda erótica y compra sin prejuicios, que para eso están. Pregunta, sé curiosa, las personas que trabajan en esos locales, no tienen problema en explicártelo de manera natural y en ocasiones divertida. Hoy las tiendas eróticas son lugares agradables, luminosos y normalmente llevado por mujeres, lo que hace muy fácil escoger lo que mejor nos convenga. Enriquece mucho nuestras relaciones sexuales. Utilízalo como complemento, sin que llegue a ser imprescindible para obtener placer, sino un objeto que apoya la diversión entre ambos. No imaginan como refresca la vida sexual de la pareja y mejora la comunicación de ambos porque para utilizarlos de manera adecuada, tenemos que saber que quiere cada uno.
                                        
El sexo no puede dejarse olvidado, deben de intentar mantener relaciones, a veces, aunque se sientan cansados. Una vez que entran en el juego, ¡ya no hay quien pare! También les animos a salir de casa, ¿qué tal uno rapidito en el coche como en los viejos tiempos? Eso sin duda será un punto de inflexión a nivel sexual en la pareja. Hacer cosas distintas es refrescar la sexualidad y motivar la mente para querer más. Sorpréndanse de vez en cuando, entra en la ducha mientras él está en ella, mandale un mensaje caliente, preparale una cenita y una noche de pasión con unas velitas y lo que se te ocurra. 
Si tienes hijos aprovecha esos momentos en los que estáis solos. Uy! ¿Qué el niño se queda con los abuelos? ¡Haced algo distinto! No hay excusas, muchas parejas tienen una vida sexual muy rica y son padres de familia. 

Yo te invito a cuidar tu feminidad, entiendo que hay diversos estilos, como diversas son las mujeres. Pero para cada estilo hay una forma de sacar nuestro lado más femenino y tener a nuestra pareja con ganas de saborearnos. Nos hará sentirnos más afables y contribuirá en tener un mejor humor y mayor autoestima, lo que conlleva a una mejor relación de pareja. Porque si tú mejoras, también mejorará la pareja.

Chicas, no digo que nosotras tenemos ser las conejitas sexys de ellos. Hablo del cuidado que ambos deben de llevar a cabo en el día a día para mantener esa pasión que tiene las piernas muy largas para salir corriendo a la primera de cambio. Ellos se deben de cuidar y nosotras también, es un trabajo de la pareja. Y algo muy importante, nada tiene que ver ser sexy con tener un cuerpo 10, nadie tiene un cuerpo perfecto pero todas podemos senrtirnos sexy. Si piensas que no tienes nada que aportar a la pareja, porque tu cuerpo no le gusta, OLVIDALO. Nuestra pareja piensa seguro que eres maravillosa y desea recorrer tu cuerpo desde el principio hasta el final, por mucho que tú quieras ponerle defectos. Puedes sacarle partido a feminidad y ser la más sexy si tú deseas serlo. De verdad chicas, vamos a darnos una oportunidad y sacudamos los complejos. Somos únicas, ¿por qué no reforzarlo?.
Hasta aquí mi nuevo post liantas, espero que les haya gustado.
Hasta otros líos.

, , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario