Superior

corazón-en-tus-manos-1

Unos pensamientos…

Yo pienso en la esencia, en la raíz, en el orígen. En lo inocuo de tus ojos cuando se habla de amor y en la pronta reverencia de tus entrañas cuando no hay distancia entre los dos. Siempre son eternas tus caricias en mi piel y estrictos tus besos en eso de ser absoluto, pero te tiemblan las venas y se enrredan tus tendones cuando del amor se pasa a la tensión y se masca la tragedia. Casi no nos queda aire, los metros son kilómetros y la estancia se hace la ciudad de Nueva York. Al final, detrás de cada intenso quebranto sólo quedan dos individuos insensatos llevados por la pasión fuera de la cama y cuando más parece que estalla la batalla… ahí quedamos arrodillados suplicando que de entre nuestras pupilas aparezca la bandera blanca. 
Yo sé que somos dos enloquecidos que puertas adentro formamos más que un mundo, un universo, millones de estrellas unidas a lo largo de los años sin miedo a extinguirse. Aquí, todo se vuelve de un color que no tiene nombre porque es la mezcla de los tintes de los dos. Y nos gusta, nos entusiasma quitarnos la ropa y quedar al desnudo emocional, sin poder evitar ser tan transparente que quema con la ayuda del sol, como los cristales abandonados sobre hojas secas. 

Nadie imagina que tras mis muros se esconde un hombre sentado, reflexivo. Nadie imagina que tras mis muros te idealizo, me desgarro sintiéndote… y me emparo. 

, , , ,

No comments yet.

Deja un comentario