Superior

embarazo-1

¿Qué pasa cuando una mujer del siglo XXI quiere tener un hijo?

  La mujer actual se ve en una fuerte encrucijada cuando siente el deseo de ser madre. Parece que la maternidad queda relegada a un segundo plano porque la producción y el capitalismo están por encima de algo que se convierte en banal, como es el hecho de ser madre. Al final acabaremos con la especie, pero oye… ¡por un tiempo tuvimos buenos puestos de trabajo y un maravilloso desarrollo económico!
Hoy no podemos optar a un puesto de trabajo tan fácilmente como hace unos años, por eso la maternidad de nuevo queda en segundo grado porque económicamente no lo vemos posible. Además, el estar en la interminable cola del paro, pensamos que nuestra prioridad es encontrar un trabajo y desarrollarnos a nivel profesional, y luego… un bebé. Aunque en casa económicamente se pueda ampliar la familia, nunca es el momento. A las mujeres de mi generación (entradas en los treinta) nos educaron para formarnos y obtener un puesto de trabajo deseable. A mí, mi padre me decía que estudiara para que jamás dependiera de un hombre. Por lo tanto, mi cabeza se programó para ser una mujer trabajadora, productiva y más tarde, siguiendo el eco social, ser madre. Mi grupo de amigas que también han entrado en los treinta, se ven en la misma situación, quieren tener un fuerte desarrollo profesional, pero también quieren ser madres “algún día”. Lo que parece que no vemos es que socialmente, en los tiempos que corren, una chica que recién cumple los treinta es bastante joven. Nosotras nos vemos con cuerpos pequeños, cara de niña y vestimenta moderna aún comprada en tiendas para adolescentes. Los treinta años de hoy, no son los mismos que los de nuestras madres que a nuestra edad ya estaban casadas y tenían hijos en avanzada edad. Socialmente, nuestros treinta nos hace muy jóvenes aún para ser madres. Pero olvidamos algo, la sociedad avanza de una forma, pero biológicamente nuestro cuerpo sigue siendo el mismo, y por mucho que al mirarnos al espejo veamos a un joven en edad temprana, somos mujeres maduras para engendrar, sin olvidar que por mucho que cambien los tiempos, el cuerpo deja de empezar a dejar de ser óptimo a partir de los treinta y cinco años.

No quiero ser alarmista, hoy muchas mujeres tienen hijos a los cuarenta, incluso con más edad. Pero el cuerpo no está tan preparado, se mire por donde se mire. Es cierto que no pasa nada, que nacen bebés sanos y no hay una oleada de niños con problemas de salud por la década de la madre. Pero también nos encontramos con un problema en la crianza de los pequeños  por el salto generacional. Los padres distan muchos años de sus hijos y la comprensión y el aguante se vuelve más bajo a la hora de educador a los niños. Hay muchas opiniones para este tema, pero esta es la mía.

Yo siento el deseo de ser madre, no en este preciso momento, pero sí siento que ha dejado de ser un objetivo a largo plazo, para convertirse en un objetivo a medio plazo. Sobre todo porque nunca sabes si quieres tener un hijo/a o más, si deseas ampliar aún más la familia, ¿con que edad me va a coger?.
Me veo en condiciones óptimas de madurez y físico. Me veo capaz de criar a un bebé pero la situación que vivo no me permite tan fácilmente ser mamá.

¿Cómo viven esto los hombres?
Esta es otra cuestión, porque al igual que las mujeres nos vemos precoces aún para tener un hijo recién cumplidos los treinta, los hombres se ven igual. Sólo que ellos no perderán condiciones físicas para ser padres. Ellos se ven cómodos en sus tareas cotidianas. Tener un bebé sería romper con una vida fácil y aumentar la responsabilidad. Confunden la vida fácil, con la felicidad. En mi entorno veo que los hombres jóvenes piensan que complicar sus vidas es equivalente a ser más infelices, no lo comparto, pero entiendo que lo vean así.

  Tampoco digo que todos los hombres sean así, no es mi intención causar esa idea. Pero sí pienso que la mayoría nos pone un obstáculo más a la hora de vivir la maternidad. Y creo que desde mi punto de vista están asustados por la situación actual de la mujer. Antes el hombre era un mero expectador en la crianza de los hijos, era como mucho, la parte severa y estática de la unidad familiar. No tenía que llevarlos al colegio, ni preocuparse por sus notas. No debía alimentarlos, ni vestirlos ni pensar en como darles una educación que los haga fuertes y sensatos para sobrevivir en comunidad. No tenía que llevarlo a clases extrescolares, los profesores no llamaban al padre para decirle los avances o retrocesos de sus hijos. No tenía que plantearse llevarlo a un psicólogo por sus problemas de conduta o discutir con su pareja como tomar una decisión que repercute en la educación del niño o la niña. Nada de esto era tarea del padre, cual única misión era abastecer el hogar y hacer cuatro carantoñas. Ahora sin embargo, nos encontramos con mujeres que, como decía antes, estamos preparadas para el espacio público y tenemos más tareas que sólo criar a nuestros hijos e hijas; lo que deja al hombre en una situación de mayor responsabilidad en cuanto a la paternidad, que la hace más real y participativa. 

  No sé mis queridos liantes y liantes… creo que antes plantearse la maternidad/paternidad era menos cuestionable que ahora. Son mayores los avances de las mujeres en la situación actual, pero los hombres no han avanzado tanto en el papel cuidador de los hijos. ¿Hasta que punto estamos dispuestas a sacrificarnos para ser madres? ¿Hasta que punto será fuerte la pareja para sortear los nuevos tiempos?
Creo que la pareja que no tiene hijos se plantea unos miedos que ya han dejado de tener aquellos que ya han formado una familia. Y al final te cuestionas, ¿le estoy dando demasiada importancia? ¿Estoy poniendo más dificultades de las que realmente serán?

Él no quiere hijos…
Creo que ser padres debe de ser una decisión compartida y un motivo de alegría en el hogar, si no es así, surge un nuevo problema. ¿Qué pasa si mi pareja no quiere tener hijos/as? He ahí el dilema. Cuando uno empieza una relación no se plantea si puede ser el padre de sus hijos, se plantea otras tantas cosas que tienen más que ver con el deseo y la ilusión. Descubres esa opinión cuando ya llevas bastante tiempo con esa persona y has intimado de tal manera que se da la situación de hablar de descendencia. Y es ahí, que estás ante la persona que amas, de la que no te quieres separar, la persona que por fín te hace la vida infinitamente más hermosa, pero que sin haberte dado cuenta te pone en uno de los mayores dilemas de tu vida… ¿mi maternidad o mi pareja actual? Él dirá que no exageres, pero tú sabes que en un breve espacio de tiempo tendrás que decidir si vale la pena mantener una relación que tiene a ciencia cierto un final dado por la desigualdad de objetivos. Quizás para ti la maternidad pueda ser sólo una opción y poder prescindir de ello por vivir en armonía con la pareja, quizás nunca llegues a echar en falta la existencia de un hij@. La mayor parte de las parejas que no buscan un bebé parten de la misma idea. Ninguno de los dos necesita vivir la experiencia de ser padres y en ese caso… ¡todos contentos!

  Cuando tu quieres ser mamá y tu pareja no cede ni cederá nunca, comienzas a plantearte tu siguiente paso, y claro… a ver quien tiene el valor de huir cuando el problema no es el desamor ni la falta de pasión, sino una falta de entendimiento. Al final, tus ideas también tienen que estar claras y esto no podría ser un motivo de rabia y odio. La otra persona tiene todo el derecho del mundo a decidir si quiere ser padre o no. Tiene el mismo derecho que tú, aunque la situación sea contraria. Con el tiempo siempre habrán reporches si tú abandonas la idea de quedarte embarazada, siempre sentirás el vacío y la necesidad de haber engendrado si esa había sido siempre tu decisión. Y él, quizás pase el resto de sus días viviendo una vida que no quiere, con un ser al que ama pero al que no deseó. Y eso a la larga… tendrá sus consecuencias. Total, que al final, un hijo, nazca o no, será motivo de conflicto si las ideas chocan. Será cuestión de cada uno priorizar, reflexionar en si vale la pena ceder o no y tomar una decisión firme que intente no afectar en tu vida de pareja.

Que quede claro que no quiero decir que todas las mujeres queremos concebir un niño, en este post hablo de aquellas mujeres que quieren ser madres. Tampoco generalizo, ni tengo la verdad absoluta. Sólo hablo de cosas que pasan en la rutina de mi entorno, de mis lecturas o ¡mis enajenaciones! 😉

Hasta pronto mis querid@s liantes  y liantas!

Mil besos si los aguantan! 😉

, , , , , , ,

2 Responses to ¿Qué pasa cuando una mujer del siglo XXI quiere tener un hijo?

  1. Los líos de Verache 29/04/2012 at 11:33 #

    Hola liantes y liantas!
    Voy a publicar otro comentario de una "lianta" en Facebook:

    "Bueno… Desde el mismo momento, en que salió este post hoy…quise aportar algo. Pero yo soy "madre" y mi hijo hea acabado con la velocidad contratada para mi tlf y sin wifi no soy nadie. Explicaciones a parte, que sepa la LIANTA mayor del reino, que me hizo (como no!!! rariiiiiiiisimo en mi!!!… Llorar cuando lo leí. Que me parece una gran reflexión y que mas o menos ella sabe mi opinión, pero con su permiso comparto parte de ella. Mi reflexión, es la siguiente… Aunque todavía queda mucho camino, esta claro que el papel de la mujer en el mundo laboral y en la sociedad en general, ha logrado estar casi a la par con el hombre y eso es maravilloso… La igualdad de condiciones para todos hombres y mujeres. Pero mi pregunta es… Si ninguno de los dos esta dispuesto a sacrificar toda, o al menos, parte de su vida profesional…

    Siiiiiiiiii seguimos siendo padres y madres, pero mi humilde opinión es que…creo que lo que conocemos como núcleo y vida familiar, se convertirá en otra cosa que no se como se llamara, pero que para mi, se aleja bastante de lo que conocemos como vida familiar. Esta cuestión para mi, es la que yo creo,que mas en cuenta deberían de tener las parejas, antes de tomar la decisión de ser padres"

    MUCHAS GRACIAS DÁCIL!

  2. Los líos de Verache 28/04/2012 at 18:36 #

    Voy a publicar un precioso comentario que ha hecho una "lianta" en Facebook:
    "Yo que he sido madre joven, en un principio te asusta, te da miedo, tienes millones de preguntas, como seré como madre, como será como padre, seré demasiado joven??????pero una vez nace todas esas preguntas desaparecen porque su carita te hace olvidar todas la dudas…en mi opinión creo que hay que disfrutar de la juventud, encontrar tu trabajo, tener tu casa….pero también es verdad que, repito en mi opinión, las madres con 40 y pico no tiene la fuerza fisica para dar a un bebe toda la actividad que necesitan. Solo hay que pensar que cuanto el niño tengo 10 años la mama tendrá 50y pico. Se que, como tu has dicho, la edad de ahora no es la misma que la de antes, que los 60 de ahora no son los mismo que los de hace años, pero aun así creo que la educación tampoco será la misma.

    También creo que muchos hombres y mujeres que no quieren ser padres, no todos, es por miedo y comodidad, he oído decir, no me veo, pero creo que eso no es verse o no, simplemente el deseo de ver a una vida creciendo gracias a ti. Te aseguro que esa sensación de tenerlo en tu vientre, ver como nace, darle de comer, cambiarle el pañal, oírlo llorar, ver como aprende a sentarse, a gatear, a caminar, a hablar…

    El que te diga mama por primera vez…..y tantas otras cosas, jamás la sentirás con nada en el mundo……el lo mejor que te puede pasar en tu vida……y si no te lo planteas de esa manera, nunca cambiaras de opinion.

    Espero que te haya gustado mi reflexión, me ha encantado tu post… No sigo opinando porque no terminaría….jiijjiijijij un besoooooo"

    GRACIAS NORA!

Deja un comentario